Ave Fénix

Mi foto
Lima, Peru
Esta aventura de escribir viene siendo en mi vida un sinfin de sensaciones y satisfacciones únicas que no quisiera dejar de experimentar. En verdad, no lo hago muy seguido pero espero poder seguir publicando estas inspiraciones, creo que necesito hacerlo porque sino me siento nada, un elemento inerte más en este empedrado sendero llamado vida... y son uds., los que me leen los que me seguirán dando la inspiración con sus comentarios y consejos. Un abrazo fraterno a todos los que creen que el amor aún no es algo pasado de moda y a tod@s aquell@s que aún sueñan despiert@s con sus amad@s mientras est@s duermen...

martes, 6 de enero de 2009

despedida a una ilusión

"Un día como hoy hace un tiempo atrás empezó una historia que, cada vez que la recuerdo, sólo me trae a la mente dolores de momentos prisioneros de falsa felicidad. Felicidad marchita. Decadente. La historia se repite una vez más: empiezas creyendo, continuas creyendo, apostando por algo mejor, dando lo mejor de ti en cada beso, en cada gesto, cada palabra, cada abrazo, cada detalle... más eres un ser rechazado, echado a un costado, sin valor para ser prioridad en el sendero de quien en su momento sólo te ilusionó con mentiras pintadas con finos trazos de emoción y falso amor.

Mi nombre es marvel. Así, con minúscula, como lo ha sido mi vida cada vez que saboreó la amargura de sombras vivientes sin amor.

Creo que esta es mi historia: un entrampamiento de memorias deambulantes en el tiempo, partes moleculares de un sistema complicado de una vida sin alma, sin Dios.

El reloj avanza... sí, avanza; yo debería hacer lo mismo... y creo que sí lo hago, mas no sé hacia dónde va mi dirección. Me siento como perdido, confundido, cual niño sin mamá en el supermercado, cual tierna cría que se alejó demasiado de su grupo, cual alma que aún no alcanzó el perdón. Sólo me sostiene la esperanza, la nunca marchita esperanza, y la fe de saber que hay un mañana mejor.

Y creo que debe haberlo, sino la vida no tendría sentido y vagaríamos como muertos vivientes, sin motivo ni razón. Tal vez sea la fuerza del amor lo que nos mantiene en pie. Sí, el amor. Y Dios.

Hace un tiempo atrás empezó una historia llena de promesas e ilusión, hace un tiempo atrás creí (ingenuo yo) en un amor tan inmenso como un mar y tan resplandeciente como un sol, mas todo fue tormenta y oscuridad. Hoy, otra vez, camino por el sendero de la soledad, vuelo en los límites de su territorio, me sumerjo en lo vacío de su mundo. Sin embargo, pienso en tener algo mejor, en olvidarte amor mío y hacer de lo gris un mundo de color.

Una oración elevo a mi Señor por tus recuerdos, y pediré fuerza a mis nostalgias, esperanza a mis caídas, bendición para mis lágrimas. Pediré por tu felicidad, por que no se cierren tus puertas al amor; pediré más color para tu vida, más sabiduría para tu alma, más espíritu a tu corazón.

Felicidades el día de hoy, amada mía; hoy pudo ser un tiempo más lleno de promesas e ilusión, de miradas que hablan en silencio de un amor que hoy ya no existe. Hoy vuelve todo a empezar y sé que no es fácil, hoy avanzo otra vez sobre pasos en falso... y no quiero parar. ¡¡¡Felicidades, amor!!! Que todo te vaya bien mientras mis lágrimas purifican el dolor de tu recuerdo, tu imagen y tu adiós. Adiós."

1 comentario:

technology dijo...

es dificil despedirse de alguien,pero el amor nos mantiene siempre en camino.