Ave Fénix

Mi foto
Lima, Peru
Esta aventura de escribir viene siendo en mi vida un sinfin de sensaciones y satisfacciones únicas que no quisiera dejar de experimentar. En verdad, no lo hago muy seguido pero espero poder seguir publicando estas inspiraciones, creo que necesito hacerlo porque sino me siento nada, un elemento inerte más en este empedrado sendero llamado vida... y son uds., los que me leen los que me seguirán dando la inspiración con sus comentarios y consejos. Un abrazo fraterno a todos los que creen que el amor aún no es algo pasado de moda y a tod@s aquell@s que aún sueñan despiert@s con sus amad@s mientras est@s duermen...

jueves, 3 de enero de 2008

1999

Es la muerte.
Está llamando a nuestra puerta.

Está cerca,
muy cerca.

Espera el preciso momento
para tomar asiento
en la sala de nuestros cuerpos,
en el patio de nuestra alma.

Llama ansiosa,
motivada por tomar vidas ajenas,
desesperada en tenerlas por colección.

Nos tiene asustados,
en vigilia,
con ganas de todo
pero sin fuerzas para nada.

¿por qué tiene que ser así?
¿por qué así tan luctuoso?
¿por qué así tan perverso?
¿por qué así tan macabro?

Se muere una vida
y otra empieza,
es ley en este mundo
pero la vida que perdió su vida...
¿quién la podrá recordar?

Se extinguirá completa,
como el fuego
cuando cae la lluvia;
se mudará a otro barrio
que nadie sabe cómo es;
o simplemente se elevará
al silencio estruendoso,
a aquel silencio que nos esclaviza,
silencio de poder ilimitado,
silencio de grito frustado.

Y así somos, pues,

esclavos de tu poder,
de tu autoridad aquí en la tierra,
de tus restricciones
por ley tuya, impuestas.

Mas me gustaría también verte
llorando a un ser querido
al cual no puedas rescatar
sabiéndolo ya perdido.

Y solamente así
podrá estar la cuenta saldada,
estando tu conciencia tan alterada
cuando la Gran Muerte silencie tu alma.
M' 03-06-99

4 comentarios:

kubota excavator dijo...

thats amazing story.

dragline excavator dijo...

when will you go online?

walking excavator dijo...

wow, very special, i like it.

splendid dijo...

Me gusta este escrito, es una version diferente sobre la muerte.